llevarse bien empleados

Cómo llevarte bien con tus empleados

Para la buena marcha de una empresa, nada es más importante que unos empleados bien avenidos con el jefe. En toda estructura jerárquica donde el líder carece de carisma y autoridad concedida por sus trabajadores, se gesta un mal clima que perjudica a la productividad. Aquí voy a darte algunos consejos sobre cómo llevarte bien con tus empleados a partir de la experiencia en diversas multinacionales.

Son algunos consejos elementales, pero que conviene interiorizar bien porque ellos conformarán la columna vertebral  de todo jefe que desee llevarse bien con sus empleados.

La empatía, el punto clave

Empecemos por el concepto de empatía. Es importante en un jefe saber escuchar y saber observar. Lo primero para atender a las peticiones directas de los empleados y tener en cuenta sus planteamientos o problemas. La segunda para saber anticiparse: una buena observación permite saber dónde uno debe trabajar más el aspecto personal y dónde menos.

Lo ideal es mantener un estado de equilibrio con cada uno de los empleados, y esto se consigue manteniendo charlas individuales (si la estructura es muy grande, ramificando este proceder según departamento) y atendiendo a los empleados con el fin de ofrecerles soluciones que incluso puedan beneficiar a la empresa.

Incentivar más que castigar

Otro elemento importante consiste en adoptar una actitud positiva. Poco consigue el jefe que se enfada todo el tiempo y actúa en base a la aplicación del miedo sobre sus empleados. Un jefe positivo, que sabe ser comprensivo y que tiene voluntad de enseñar y no castigar, será mucho más beneficioso para llevarse bien con los empleados.

Eso, unido a una vocación por incentivar la creatividad de tus empleados, puede generar un muy bien ambiente. Con incentivar quiero decir que se les otorgue espacio para sugerir y aportar ideas incluso en ámbitos que no les correspondan, para que tengan la sensación de formar parte y estar trabajando conjuntamente por el bien de la empresa.

En suma, una actitud determinada y el pleno desarrollo de la empatía son los dos elementos básicos para llevarte bien con tus empleados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *